Biodiversidad

La biodiversidad es una característica de la vida, que relaciona la variedad y la variabilidad de todos los organismos vivos. Incluye tres niveles: el genético, el taxonómico y el ecológico.

La diversidad genética, corresponde a la variación de los genes de una población biológica y entre poblaciones.

La diversidad taxonómica se refiere a la cantidad de especies y número de individuos de cada una de estas.

La diversidad ecológica está compuesta por los diferentes ecosistemas que conforman la biosfera, y poseen un flujo característico de energía y materia entre ecosistemas.

La importancia de la biodiversidad radica en como nuestra especie forma parte de una compleja red de relaciones con otros componentes de la biodiversidad; y su progreso sociocultural siempre ha dependido y dependerá de su interacción con el ambiente y con otras especies. Por lo tanto, cualquier alteración en la organización de los elementos que constituyen la biodiversidad trae consecuencias que son muy difíciles de predecir.

La biodiversidad entrega beneficios directos e indirectos, que surgen a través del flujo de materia y energía de los ecosistemas.

Dentro de los beneficios directos se pueden mencionar las fuentes de alimentos, las materias primas y los recursos genéticos, bajo los cuales se puede desarrollar la biotecnología.

Por otro lado, los beneficios indirectos, se relacionan con el control de la erosión, la purificación y almacenamiento de agua por plantas y microorganismos y polinización y dispersión de semillas.